10 consejos para manejar tu dinero con inflación

billetes
En un país con una inflación que llegó para quedarse, no siempre las decisiones que tomamos respecto a nuestros ingresos, gastos o ahorros son las más convenientes.

Aquí van 10 puntos a tener en cuenta para tratar de no perder con la inflación.

1) Un peso de hoy, no es igual que un peso de mañana. Este es el concepto más importante para considerar cuando hay inflación. No podemos sumar o comparar el dinero que tenemos hoy con el que tendremos, por ejemplo, a fin de año. El dinero se va desvalorizando por eso hay que pensar en “poder de compra” (cuanto de un producto puedo comprar con mi dinero) más que en pesos.
2) No todo sube igual. En procesos inflacionarios los distintos rubros de nuestro presupuesto suben a distinto ritmo: algunos meses nos aumentan las cuotas del colegio, de la medicina prepaga; otros, los impuestos; otros nos incrementan el sueldo o podemos ajustar nuestros honorarios; y también hay otras cosas (como los alimentos) que suben todos los meses. Estos distintos tiempos nos pueden servir para planificar y aprovechar los desfazajes.
3) Diferir pagos. Si el valor es el mismo, pagar en cuotas es más conveniente que hacerlo de contado (por ejemplo, comprar con tarjeta en planes sin interés), por más que haya algún pequeño gasto extra. Y podremos guardar el efectivo para otros usos.
4) No dejes para mañana… Pero, si disponemos dinero para realizar un gasto que necesitamos, lo mejor es hacerlo cuanto antes. Si nos demoramos en decidir, los precios aumentarán y necesitaremos más pesos para este fin.
5) Ojo con sobrecargar las tarjetas. Con los planes largos sin interés, comprar es una tentación y endeudarse con tarjeta de crédito a niveles que luego no podremos pagar, es muy fácil. Diferir pagos no implica que en el futuro no haya que cumplirlos.
6) Impuestos. Salvo un descuento muy importante al abonar de una sola vez, cuando el fisco otorga la opción de pago en cuotas es más conveniente elegir esta última. Es el caso, por ejemplo, de los impuestos inmobiliario y automotor de algunas provincias y municipios.
7) Planificar, con mayor razón. No saber cuánto va a valer nuestro dinero, o cuánto van a costar nuestros gastos no es excusa para no planificar. Al realizar nuestro presupuesto familiar para los próximos meses debemos  incorporar la inflación que esperamos. Aquí hay que tener en cuenta que no todos los rubros se ajustan de igual manera o al mismo tiempo.
8) El efectivo pierde valor. Aunque siempre es recomendable tener dinero disponible (en efectivo o en cuentas a la vista: cajas de ahorro o cuenta corriente) tengamos presente que estos pesos cada vez valen menos. Lo mejor es tener lo mínimo indispensable en efectivo, o elegir colocaciones que se puedan retirar si hacen falta.
9) Ahorros. Con la inflación y las restricciones a comprar dólares muchos se quedaron pensando que no tienen opciones de ahorro o inversión. Pero esto no es así, aunque sea en alternativas de bajo interés (como un plazo fijo, donde la tasa es menor a la inflación), poco siempre es mejor que nada.
10) Abrir el abanico de opciones. Para buscar alternativas de ahorro más rentables, necesariamente, hay que salir de lo conocido -plazo fijo, dólares o inmuebles (si los montos son más altos). En el mercado financiero hay opciones con bajo riesgo y con un rendimiento cercano a la inflación (cheques de pago diferido, fideicomisos, obligaciones negociables, títulos atados al dólar). Sólo hay que informarse y animarse.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Haz tu propio detergente y suavizante para la ropa

No hay nada mejor que lavar la ropa con un buen detergente, quedando limpia, con rico olor y sin vestigios de…

Mira como ahorrar agua en el hogar y evitar excesos

Saber cómo ahorrar agua te dará la oportunidad de evitar que tu bolsillo se resienta y de llegar a fin de…