Los 10 mandamientos de la limpieza

Estas reglas esenciales para una limpieza inteligente son buenos recordatorios de que siempre hay una manera de hacerlo un poco mejor, un poco más rápido, un poco más fácil. 

10 mandamientos

 

1. Mejor antes que después

Los derrames y las manchas son generalmente mucho más fáciles de limpiar cuando se atacan de inmediato. Una vez secos y fijados, se hacen mucho más difíciles de remover. Una excepción: el lodo. Si aparece en su alfombra, dejalo secar completamente y después pasá la aspiradora.

2. Ordena, luego limpia

Son cosas diferentes: ordenar es quitar las cosas del camino, para que todo quede en su lugar. Limpiar es quitar la suciedad, el polvo y el moho. Tu objetivo es una habitación que tenga ambos a la vez. Para lograrlo, hacé del orden on proceso diario; sacá lo que sobra. Así, en el día de limpieza, podrás enfocarte solo en quitar la suciedad y el polvo.

3. Limpie de arriba abajo

No luches contra la gravedad. Perderás. Esto funciona tanto cuando limpia una sola habitación (limpia primero los cielorrasos y los pisos al final) como cuando limpias toda la casa (comienza por el piso superior).

4. Primero limpieza seca, después húmeda

Desempolva, barre y aspira antes de hacer la limpieza húmeda (como lavar los espejos con limpiavidrios, o pasarle el trapo al piso). La limpieza húmeda debería realizarse para quitar la poca suciedad que quede después de la seca.

5. Comienza con la estrategia menos agresiva

Limpiar puede ser abrasivo para las telas, pisos, superficies e incluso para las paredes. Así que usá tus métodos más suaves primero y avanza a los más agresivos solo cuando sea necesario.

6. Dejá que el tiempo friegue por vos

La mayoría de los limpiadores funciona mejor si los deja impregnarse. Rociá tus limpiadores, ve a hacer otra cosa y luego regresa y pasa un trapo. Fregarás mucho menos.

7. Llevá tus provisiones con vos

Cada hogar debería tener un carrito de limpieza o un balde que contenga todo lo que necesitás para limpiar una habitación: limpiadores, esponjas, toallas de papel, trapos y bolsas para residuos para vaciar los pepeleros.

8. Minimiza la caminata

Limpiar es cansador y toma más tiempo si estás constantemente acarreando cosas de una habitación a la otra. Si necesitás transportar una cantidad de cosas -por ejemplo, los zapatos necesitan ir de la puerta al armario del dormitorio- tené a mano cestos para transportar, y no hagas el viaje hasta que estén llenos.

 

9. uidado

Muchos productos de limpieza contienen químicos que pueden dañar tus ojos, piel, nariz o pulmones. Deberías tener guantes de goma en el cesto de la limpieza; ¡usalos! Y si utilizás químicos agresivos, considerá usar gafas de seguridad. Finalmente, ponete ropa vieja que no te importe manchar o romper.

10. Aprovechalo

Escuchá excelente música mientras limpiás. Si afuera está agradable, abrí las ventanas y disfrutá de la brisa. Desayuna muy bien antes de limpiar, y almuerza muy bien después. Limpiar debería ser una experiencia placentera, no una tarea dolorosa.

Ver más en: Selecciones

Dejá un comentario

culturaytendencias.cl: Zolvers, la plataforma de limpieza

Ingresar al sitio web, personalizar la solicitud y luego recibir una propuesta al correo electrónico del solicitante. Así funciona Zolvers para…

Persianas de madera en perfecto estado con linaza ¡Mira!

¿Tienes persianas de madera en tu hogar y deseas cuidarlas con ingredientes naturales para que se mantengan en perfecto estado durante…