El recorrido perfecto para el supermercado. ¡Ahorra tiempo y dinero!

Además de  revisar qué comercio tiene los precios más convenientes, la secuencia en el recorrido una vez dentro del supermercado también es importante. Es que solo la pérdida de la cadena de frío de algunos alimentos, además de afectar la salud, puede impactar en el bolsillo si luego hay que desecharlos.
super-01
Entonces, la secuencia correcta para hacer las compras dentro del súper es:
1- Los productos de limpieza e higiene.
2- Los alimentos no perecederos, como fideos, arroz, harinas, aceites, etcétera.
3- Las frutas y verduras.
4- Los alimentos perecederos, como carnes y lácteos.
Cómo colocarlos en el carro. Los productos se deben acomodar y separar con el siguiente criterio: los de limpieza e higiene y los alimentos no perecederos deben colocarse en la parte inferior (obviamente, tenés que fijarte que los fideos o galletas no queden aplastados, se rompan y luego no sirvan). Luego, los alimentos perecederos deben quedar en la parte superior.
Tené en cuenta que el tiempo que transcurra entre la compra de los alimentos y su colocación en la heladera debe ser el mínimo posible y nunca debe superar las dos horas. La comida congelada debe mantenerse congelada en todo momento hasta su uso.
Fijate que las comidas listas estén separadas de las carnes crudas. Si no es así, no las compres.
Cómo transportar la comida. Se debe evitar que los alimentos perecederos pierdan la cadena de frío, por lo que no es recomendable hacer paradas en el camino.
Cómo guardarlos. Los alimentos no se guardan al azar en la heladera, si no que deben respetar un orden para evitar que pierdan sus cualidades y luego tener que tirarlos. No coloques una cantidad excesiva de alimentos para no perder la capacidad de enfriamiento de la heladera. Además, hay que cuidar que no se produzcan derrames de jugos de carne sobre otros alimentos. Para ello, cubrí todo con film plástico o usá recipientes con tapa.
Los alimentos cocidos deben ir en la parte superior de la heladera. Las carnes crudas abajo y las frutas y verduras en los cajones. Los huevos y la leche y bebida, en la puerta de la heladera.
Respecto de los alimentos no perecederos, revisá periódicamente los paquetes de harinas, pastas, polenta, etcétera, y asegurate de que no tengan polillas o gorgojos. En lo posible, una vez abiertos conservalos en frascos o tuppers para evitar que si se contaminan, se expandan al resto de la despensa y luego debas tirar todo.

Dejá un comentario

Haz tu propio detergente y suavizante para la ropa

No hay nada mejor que lavar la ropa con un buen detergente, quedando limpia, con rico olor y sin vestigios de…

Mira como ahorrar agua en el hogar y evitar excesos

Saber cómo ahorrar agua te dará la oportunidad de evitar que tu bolsillo se resienta y de llegar a fin de…