Zolvers en el suplemento Pyme de “El Cronista”

Una solución contra reloj para atraer financiamiento

El plan de negocios es un documento largo para inversores con poco tiempo, cuando se busca capital para una start-up. En su lugar, crece el uso del Investor Deck, una presentación corta y clara. Los casos que lo utilizaron cuentan por qué les sirvió.
Prensa_Zolvers
Foto: El Cronista
 Después del ‘elevator pitch’ (discurso del ascensor) y el Plan de Negocios, la herramienta que más se está utilizando en el mundillo de las start-ups para conseguir financiación es el Investor Deck. Se trata de una presentación de negocios más detallada que el ‘pitch’ y más breve que un business plan, enfocada básicamente en atraer capital.
“Los inversores no suelen tener tiempo de leer un plan de negocios, por eso este tipo de presentaciones son más efectivas porque cuentan en forma breve de qué se trata la oportunidad de negocios, en términos de ‘problema-solución’; cuál es el mercado total (aunque empecemos el negocio a nivel local), cómo está compuesto el equipo y cuánto dinero estamos buscando y para qué”, describe Diego González Bravo, director de SyA Consultores y el fondo de inversión Cygnus Capital.
“Para armar este documento hay que definir un hilo conductor, una historia de por qué decidimos hacer lo que estamos haciendo y demuestre el compromiso y pasión por nuestro proyecto”, subraya Marta Cruz, co-fundadora y directora General de Nextperience y NxtpLabs. “La ventaja es que no sólo sirve para vender nuestro proyecto a inversores, sino que sintetiza las principales ideas de nuestro emprendimiento”.

El juego de los negocios

Martín Spinetto es de la generación que se pasaba tardes enteras moviendo fichas en un mapa antiguo de T.E.G. y leía los cuadernillos con las respuestas de ‘Carrera de Mente’. Luego de estudiar Publicidad trabajar 15 años en corporaciones, en 2012 largó todo para crear Juegosdesiempre.com, una plataforma que digitaliza juegos de mesa clásicos
Para poner en marcha este emprendimiento, invirtió “mucho tiempo de trabajo y reuniones” y recibió una capitalización inicial de u$s 25.000 de la aceleradora de negocios digitales NxtpLabs. Actualmente, se encuentra alojado en Wayra, la aceleradora del grupo Telefónica que, a su vez, aporta una inversión de u$s 50.000 a lo largo de seis meses.
En esas instancias, fue clave la elaboración de un buen Investor Deck. “Aunque nada reemplaza a una entrevista cara a cara con el inversor, muchos hacen un filtro previo en base a este documento. Por eso, es esencial que contenga: qué hacemos, qué queremos y qué estamos dispuestos a entregar a cambio”, afirma Spinetto.
Hoy en día, la versión digital de Carrera de Mente tiene más de 70.000 usuarios y se agregan 30.000 más mensualmente por efecto de la viralización. Con el TEG (Táctica y Estrategia de la Guerra), por su parte, ocurre algo similar. “Estamos implementando una estrategia de game as a service (juego como servicio), en el que los usuarios pueden jugar gratis durante un mes y, después, pagan un abono accesible ($ 25 mensuales) con su factura telefónica o tarjeta de crédito para jugar sin límite de tiempo”, agrega Spinetto.
Actualmente, trabajan en la compañía cinco personas en forma directa y una veintena de profesionales y desarrolladores de videojuegos de manera indirecta. La idea es proyectarse en el mercado Iberoamericano, a través de alianzas con fabricantes de juegos tradicionales en México, Brasil y España, y expandir la cartera de juegos a otros clásicos como, el Burako y las Mil Millas.

El problema y la solución

La ingeniera en Sistemas Cecilia Retegui recibía constantemente emails de las mamás del colegio de sus hijos, preguntando por alguien para limpiar, cuidar a los chicos, plomero o electricista, que fuera de confianza. “Entonces, pensé que todos esos datos podrían estar organizados en la red, a través de un modelo de ‘marketplace cerrado’, donde los clientes (personas solas, familias o pequeños comercios) pueden contactarse con el personal que necesitan y tener referencias chequeadas de su idoneidad y capacidad”, comenta.
De esta manera, en julio de 2013, y junto con la economista Mariana Sorribes, el ingeniero en Sistemas Fernando Cammarota y la licenciada en Relaciones Internacionales Vera Sanchez, Retegui creó Zolvers. Al dar los primeros pasos del negocio, recibieron una inversión de u$s 25.000 por parte de la aceleradora NxtpLabs, donde quedaron incubados. Para esto, prepararon un Investor Deck, a modo de ‘herramienta de presentación’.
Operan en la Argentina y en México, tienen 26.000 usuarios y estiman facturar u$s 1,5 millón en 2015. “Nuestro modelo de negocios es gratis para los clientes y a los ‘zolvers’ se les cobra una comisión sobre cada trabajo que realizan”, apunta Retegui.
Ezequiel Bucai (contador y licenciado en Administración), Gonzalo Conde (licenciado en Marketing) y Alejandro Silvestre (ingeniero en Sistemas), solían jugar al fútbol 5 en la ciudad de Córdoba y conocían los problemas para conseguir cancha. Hace dos años, empezaron a dar forma a ClickyReserva, una plataforma online que agrupa a más de 200 complejos deportivos (la mayoría, ubicados en Córdoba, pero también en Buenos Aires y Santiago de Chile) y 20.000 usuarios registrados que pueden reservar y abonar en línea.
“Registrarse es gratis para los complejos deportivos y, además, les ofrecemos presencia en Internet y un sistema confiable y sincronizado de gestión de turnos. A los usuarios, les cobramos una comisión por cada reserva”, explica Bucai desde Santiago, donde está radicado por participar del programa Start Up Chile.
Para aplicar a este programa estatal de inversión en el país trasandino, los socios armaron un Investor Deck. “Creamos una presentación resumida, en la que contamos el problema, la solución, cuánto necesitamos y qué (equitiy/ participación en el negocio) damos a cambio”, explica Bucai.
La compañía tiene hoy 10 empleados (cinco en un call center para gestionar las reservas telefónicas), proyecta facturar u$s 25.000 a fin de 2014 y está desarrollando una plataforma para organizar partidos y reservar canchas por Whatsapp.

Aliados del gym y los deportes

Fanáticos de la actividad física, Miguel Apellaniz, Martín Pierri, Gonzalo Cardini y Juan Villarejo le dieron una vuelta de tuerca al negocio de los gimnasios al crear un sistema para tomar distintas clases (desde aerobics a cross fit, tae-bo o zumba) en diferentes gimnasios, abonando un único pase.
Según datos de Mercadofitness, en la Argentina hay unos 6.600 gimnasios. Sólo el 1% pertenecen a grandes cadenas (como SportClub, Megatlón), que ofrecen pases, permitiendo intercambiar sedes. La plataforma Sinrutina.com, creada por Apellaniz y equipo, agrupa a 150 gimnasios independientes y ofrece tres tipos de pases: Silver, Platinum y Gold, para elegir qué actividad y en qué gimnasio hacerla, a cambio de una única cuota mensual.
“Armamos un Deck para participar en (el programa de apoyo a emprendedores del gobierno porteño) BA Emprende”, cuenta Apellaniz. “Para los gimnasios, la membresía es gratuita y además les generamos un perfil con fotos, descripción y grilla de actividades, y les abonamos cada vez que los usuarios toman una clase”, explica el emprendedor.
La plataforma se lanzó en enero con una inversión de $ 200.000 ($ 45.000 del programa BA Emprende, y el resto, aportado por los socios) y está actualmente enfocada en llegar a una masa crítica de usuarios. “En una segunda etapa trabajaremos más en la retención, con propuestas personalizadas para los usuarios, y el desarrollo de aplicativos para el móvil”, comenta el emprendedor.

El poder de los datos

En la actualidad, se genera un volumen de información digital (2,5 quintillones de datos por día) mucho mayor al que realmente es aprovechado (menos del 1% de ese volumen está estructurado, aunque el 80% del llamado Big Data es público y está disponible), según afirman datos del mercado.
“Los buscadores y herramientas de monitoreo se vuelven obsoletas o limitadas frente a la necesidad de gestionar grandes volúmenes de datos en la variedad de fuentes del universo online”, señala Mara Destéfanis, cofundadora de BigDataMachine, un buscador avanzado y personalizado al que, describe, como “una brújula que captura la información relevante en un mar de datos en línea”.
Para comenzar a dar los primeros pasos de esta start-up, Destéfanis invirtió, junto con su socio Andrés Zuluaga, alrededor de $ 300.000, en parte, conseguidos gracias al patrocinio del IAE y su competencia de negocios NAVES. La compañía está, actualmente, siendo incubada en el programa BAITEC, la incubadora de empresas de base tecnológica de la ciudad de Buenos Aires, en el Centro Metropolitano del Diseño (CMD), en el barrio porteño de Barracas.
La herramienta salió al mercado a mediados de este año y tiene 250 usuarios registrados, que acceden a una versión demostrativa y pueden contratar un servicio mensual (en caso de profesionales independientes y emprendedores), semestral o anual (pymes y empresas), abonando, según las funcionalidades requeridas (análisis de competencia, reputación online de la marca, estudios de mercado, etcétera).
En este mismo contexto de la Sociedad de la Información, el problema que desvelaba a los jujeños Andrés Jara y Pamela Scheurer era cómo brindar los datos justos en el momento preciso a las pymes y emprendedores para mejorar sus ventas. “Cuando MercadoLibre pasó de ser un sitio web a una plataforma abierta a través de APIs (aplicativos), vimos la oportunidad de convertir todos los datos que genera este portal de comercio electrónico en información que potencie las ventas de emprendedores y pequeñas y medianas empresas”, dice Scheurer.
A comienzos de 2013, los socios crearon Nubimetrix, una herramienta que genera reportes de Inteligencia de Mercado a través de Business Intelligence & Big Data. MercadoLibre es uno de los inversores en este emprendimiento que arrancó con un desembolso de u$s 150.000. El Investor Deck fue clave en la instancia de capitalización “ya que permite transmitir los aspectos básicos de nuestro negocio y suele ser el primer contacto con potenciales inversores antes de generar una entrevista en persona”, destaca Scheurer.
Actualmente tienen usuarios en la Argentina, México, Brasil, Colombia y Chile. Su modelo de negocios se basa en la venta de suscripciones mensuales en tres planes (Pro, Experto y Gurú), que arrancan desde los u$s 65.

De Tandil a San Francisco

Nicolás Baryerque, Pablo Orlando e Iñaki Abete desarrollan software desde hace más de 10 años en la ciudad de Tandil. Pero después de crear tantas plataformas y soluciones web para terceros, decidieron apostar todo a un proyecto propio que busca sumar valor al modelo tradicional de comercio electrónico.
Así crearon Thegoneapp, un servicio que permite a los usuarios deshacerse de cosas que ya no quieren tener más, pero sin tener que ocuparse de toda la gestión para la venta. Alcanza con enviar un mensaje describiendo el producto, y Gone! Se ocupa de ir a buscarlo, publicarlo online, embalarlo y enviárselo al comprador, a cambio de una comisión cobrada al vendedor.
La compañía recibió inversiones de dos aceleradoras: la local Nxtp y TechStars de Estados Unidos. Para ambas instancias, el equipo de Thegoneapp preparó sus Investor Deck. “Sin una buena presentación, no hubiésemos llegado a los inversores, ni logrado u$s 1 millón en capitalización”, destaca Bayerque.
Actualmente, el servicio está operativo en las ciudades de San Francisco (California) y Austin (Texas), “ya que la solución requiere de camionetas particulares que pasan a retirar los ítems y los llevan a un centro de acopiado y distribución”, explica el emprendedor.
Tener una buena idea y un buen equipo para llevarla adelante es el primer paso. Pero una buena presentación que convenza a los inversores de apostar a ello es decisivo para llevar adelante el negocio. El Investor Deck es entonces la herramienta que toda start up debe conocer e implementar.