10 Tips saludables para la mamá ejecutiva

Te compartimos 10 consejos de alimentación y ejercicio que no interferirán con tu apretada agenda. ¡Decide mejorar tu estilo de vida!
hotsale_relajate

  1. Comienza el día con un desayuno saludable. Los días ocupados pueden significar comidas impredecibles, por lo que si intentas iniciar bien el día, esto podría ponerte en el camino correcto para lo que resta de éste. Las proteínas y algunos carbohidratos saludables te mantendrán con energía hasta el almuerzo. Prueba un batido de proteínas con frutas -es rápido, muy equilibrado y lo puedes llevar a donde sea-.
  1. Establece un objetivo de entrenamiento. El mejorar tu condición física en general, puede tener un impacto positivo en ti y en los niños que tanto amas, porque mientras más en forma estés, te será más fácil mantenerte al día con ellos y con tu apretada agenda. Establece una meta personal; ¿quieres ser más fuerte, más rápida o tener más resistencia, o simplemente quieres mejorar tu nivel de energía al estar activa? Si te estableces una meta y la escribes, tomando en cuenta los pasos a seguir para lograrlo te será mucho más fácil alcanzarla.
  1. Prepara el almuerzo por ti misma. Las mamás ocupadas suelen picar de los alimentos todo el día, sin darse el tiempo para tener un almuerzo saludable. Si estás preparando los lunchs para tus hijos, ¿por qué no haces uno para ti también? Cuando tienes algo saludable para comer esperando por ti, será menos probable que recurras a alimentos poco saludables cuando tengas hambre y estés cansada.
  1. Ten un gadget de fitness o una app. Ahora que te has establecido un objetivo de entrenamiento, debes pensar en una manera para que puedas medir tus avances. Invertir en un gadget simple, como un monitor de ritmo, podómetro o del corazón puede ayudarte a mantener la motivación y celebrar tus mejoras. Hay varias aplicaciones gratuitas para teléfonos inteligentes, así que este Día de las Madres puedes pasar un tiempo explorando tecnología que se adapte a tus necesidades.
  1. Cocina una vez, come dos veces. Cada vez que estás cocinando, desarrolla el hábito de cocinar extra. Mientras estás cortando verduras o lavando lechuga añade más porciones y tendrás ingredientes listos para otra comida a la siguiente noche. También cocina proteína extra, la pechuga asada de esta noche puede convertirse en suaves tacos de pollo para mañana.
  1. Busca un evento semanal o mensual para asistir con un amigo. Tener alguna actividad física planeada con un amigo te ayudará a mantenerte en el camino de tu plan de acondicionamiento físico. Existen muchos eventos muy divertidos que debes considerar como una carrera de 5K, un evento deportivo de caridad, o incluso asistir a una clase de baile con un amigo. El darte tiempo para ti misma en este tipo de eventos es una gran manera de llenarte de energía después de una larga semana.
  1. Mini descansos. Todos los días date tiempo para un mini descanso de entrenamiento. Un entrenamiento de cinco minutos en tus días ocupados es mejor que no hacer nada en absoluto. Cada segundo cuenta cuando se trata de ponerse en forma y reducir tus niveles de estrés y con tantas sesiones de entrenamiento en línea para elegir, no tendrás excusas.
  1. Mantén el congelador lleno. Es más fácil incluir más frutas y verduras en tu día si mantienes tu congelador repleto de frutas y verduras congeladas. Son tan nutritivas como las frescas, y muy prácticas. Las frutas pueden ir en batidos o encima de cereal o yogurt y las verduras pueden ser adicionadas en tortillas, sopas, guisos o platos de pasta.
  1. Cocina y compra al estilo familiar. En lugar de asumir toda la carga de las compras y la preparación de los alimentos, trata de que sea un evento familiar cuando sea posible. No sólo se aligera este trabajo, sino que es posible pasar tiempo como familia mientras se preparan las comidas. Este es un buen momento para hablar en familia sobre los beneficios de fomentar una alimentación saludable.
  1. Agenda algunos momentos “OM”. Por “OM” queremos decir yoga, estiramiento, respiración y meditación. Es genial si puedes hacerlo todos los días antes de ir a la cama o cuando te sientas estresada y abrumada. Es increíble, lo refrescante que puede ser tomar cinco respiraciones profundas, sobre todo cuando tus hijos están poniendo a prueba tu paciencia. Una pequeña sesión de estiramiento antes de ir a la cama también puede mejorar tu sueño.

El estrés y la inactividad son dos factores de riesgo para la salud, y puedes hacer esfuerzos conscientes para eliminarlos de tu vida. Así que para este 10 de mayo, regálate salud y bienestar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Haz tu propio detergente y suavizante para la ropa

No hay nada mejor que lavar la ropa con un buen detergente, quedando limpia, con rico olor y sin vestigios de…

Mira como ahorrar agua en el hogar y evitar excesos

Saber cómo ahorrar agua te dará la oportunidad de evitar que tu bolsillo se resienta y de llegar a fin de…