Empleo doméstico y protección social: momento de reflexionar

Según un estudio realizado por la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre las condiciones del trabajo doméstico en Argentina *, queda de manifiesto una realidad contradictoria. Luego de entrevistar a más de 200 empleadores y empleadas sobre temas relacionados al trato cotidiano y la formalización laboral,  los mismos “patrones” que se autodefinen como buenos, justos y considerados con sus empleadas, no las han registrado,  lo que se traduce en falta de acceso a derechos y beneficios sociales de las trabajadoras.

En muchos casos su decisión se debe a falta de información. Por eso, en esta nota nos proponemos arrojar un poco de luz sobre los mitos más comunes en torno al registro de la empleada doméstica:

1) “No la tengo en blanco porque viene pocas horas”: Desde que se sancionó la Ley 26.844- Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares- en el año 2013, no hay un mínimo de horas obligatorio para registrar la relación laboral. Lo que varía es el monto del aporte que el empleador debe pagar por mes, de acuerdo a la cantidad de horas que la empelada trabaja por semana.

2) “Aún no la pongo en blanco porque está en período de prueba”: Existe un período de prueba que es de 30 días de trabajo efectivo para una trabajadora sin retiro y 15 días de trabajo efectivo (si no se superan los 3 meses) para una trabajadora con retiro. Pero igualmente durante el período de prueba la relación debe declararse y el empleador debe realizar los aportes correspondientes.

3) “Ya está en blanco con otro cliente”: Cada empleador debe registrar la relación laboral y pagar los aportes de su empelada que incluyen la cobertura de ART. En el contrato de la ART es necesario declarar la dirección en la que se realiza el trabajo, para que la aseguradora pueda cubrir en caso de algún accidente. Por eso, el pago de aportes y ART de un cliente de ninguna manera cubre a la trabajadora en otro lugar de trabajo.

4)”Prefiero pagarle más de sueldo”: La mayoría de las empleadas domésticas trabajan bajo la modalidad por horas y no superan las 16 hs x semana con el mismo empleador. Por lo tanto el aporte mensual estará en torno a los $200 por mes. Además, es necesario comprender el registro de la relación laboral  como una protección para ambas partes.  En caso de accidente en el lugar de trabajo por ejemplo, el empleador está protegido ya que la ART pagará  los costos médicos y el sueldo de la empleada por los meses de invalidez.  Por otro lado, si al disolverse un contrato la relación no estuviese registrada o lo estuviese de forma deficiente, en monto de la indemnización se duplica.

Si tenés una empleada doméstica y querés registrarla pero no sabés por donde empezar, ZolversPagos es la solución. Nos ocupamos de registrarla, pagar todos los meses sus aportes y le depositamos el sueldo en una cuenta bancaria que abrimos sin cargo para ella. Además, accedés a un resumen online de horas trabajadas, cálculo de aguinaldo, vacaciones y liquidaciones finales. Conocé todos los detalles ACÁ.

* Francisca Pereyra. (2016). Trabajadoras Domésticas y protección Social en Argentina: avances y desafíos pendientes. Buenos Aires: OIT.

 

 

Bono de fin de año para Empleadas Domésticas

En el día de hoy se publicó en el boletín oficial el Decreto que obliga a todos los privados a pagar…

Créditos Zolvers para Empleadas Domésticas

Así como Anses tienen los Créditos Argenta que son préstamos convenientes para jubilados y pensionados, Zolvers, en línea con su compromiso con…